andhusaU20

DiaconoEnriqueAlonso-5

Los sacerdotes van de un lado a otro, pero el diácono siempre está en su comunidad”

Con cuatro décadas y media en el diaconado y una larga carrera en la formación religiosa, don Enrique Alonso conoce la importancia del diácono como enlace entre la comunidad y la Iglesia. Para él, el diácono es como un ancla de la comunidad, alguien que arraiga en su parroquia, mientras los sacerdotes van y vienen. “En tiempos difíciles la comunidad se ha identificado con el diácono, porque el diácono ha estado allí” dice don Enrique en una charla telefónica con Católico. “Podríamos decir que los sacerdotes van de un lado a otro, pero el diácono siempre ha estado allí”. Su propia carrera da testimonio de esto, con cuarenta años al servicio en Nuestra Señora de Gracia, su parroquia. “Hemos tenido transición de pastores, no le miento, como cinco veces” dice. “Y a veces transiciones no muy suavecitas. Han sido bruscas algunas de ellas. Pero la comunidad siempre estuvo consciente y…

arcangel-2

Fuertes En la Tribulación

Señor, que puedas bendecir al mundo, dar salud a nuestros cuerpos y consolar nuestros corazones. Nos pides que no tengamos miedo. Sin embargo, nuestra fe es débil y tenemos miedo. Pero Tú, Señor no nos dejarás a merced de la tormenta. Díganos nuevamente: “No tengas miedo (Mt 28,5) Y nosotros, junto con Pedro, “arrojamos todas nuestras ansiedades sobre ti, porque te preocupas por nosotros” (1 Pt 5,7)

cq5dam.thumbnail.cropped.1500.844

Fratelli tutti, he aquí la encíclica social del Papa Francisco

La fraternidad y la amistad social son las vías indicadas por el Pontífice para construir un mundo mejor, más justo y pacífico, con el compromiso de todos: pueblo e instituciones. Reafirmado con fuerza el no a la guerra y la globalización de la indiferencia. ¿Cuáles son los grandes ideales, pero también los caminos concretos a recorrer para quienes quieren construir un mundo más justo y fraterno en sus relaciones cotidianas, en la vida social, en la política y en las instituciones? Esta es la pregunta a la que pretende responder, principalmente “Fratelli tutti”: el Papa la define como una “Encíclica social” (6) que toma su título de las “Admoniciones” de san Francisco de Asís, que usó esas palabras “para dirigirse a todos los hermanos y las hermanas, y proponerles una forma de vida con sabor a Evangelio” (1). El Poverello “no hacía la guerra dialéctica imponiendo doctrinas, sino que comunicaba…